30 años de experiencia. Profesores de inglés nativos y licenciados

+34 96 202 67 07   +34 639 209 234 C/ Fuerzas Armadas, 20 - L’Eliana Twitter Facebook Instagram

Sobre Balbriggan y Skerries

Estimados amigos:

Independientemente de que más adelante lleguemos a mantener las entrevistas* que sean necesarias, me permito haceros llegar esta circular, en la que he tratado de compendiar y resumir preguntas de distinta índole que más a menudo se suscitan respecto al CURSO DE INGLÉS en Irlanda.

 

Sobre Balbriggan y Skerries, su gente y puntualizaciones respecto a la convivencia.

Balbriggan y Skerries son unos bonitos pueblos de unos 8.000 habitantes situado a veinte millas al Norte de Dublín y perfectamente comunicado con la capital por medio de frecuentes autobuses o ferrocarriles.

Balbriggan es un pueblo tranquilo, marinero, -tiene un puerto pesquero y la playa muere donde comienzan las casas-, y que además, participa del especial encanto que posee la bucólica campiña irlandesa.

Las viviendas que predominan son las independientes, de dos plantas, jardincito, cobertizo y a veces garaje, bien acondicionadas, con fachadas coloristas y discretos interiores, decoradas con simplicidad, a imagen del carácter de sus moradores: gentes amantes de las cosas sencillas y tranquilas.

El nivel de vida en Irlanda es muy similar al de España y las familias que alojarán a los estudiantes tienen por regla general, un nivel socio-económico medio-alto, por lo que en sus hogares no existe carencia alguna. He de aclararos que, a diferencia de España, en mi tierra es práctica común, y así ha venido sucediendo desde hace muchos años, que un gran número de familias, pertenecientes a diferentes estamentos sociales, den alojamiento a estudiantes, y no sólo debido a razones económicas.

El estudiante se va a integrar en la vida de una familia muy similar a la suya en muchos aspectos. Durante un tiempo va a ser un miembro más de ella y, salvo la lógica comprensión que la familia mostrará hacia su falta de dominio del idioma y hacia su desconocimiento de las costumbres, como tal va a ser tratado y como tal deberá comportarse. El estudiante además de cumplir las normas lógicas de convivencia, deberá responsabilizarse del aseso de su habitación. Del lavado de su ropa se encargará la familia.

Respaldada por mi larga experiencia, organizo estos cursos y os puedo decir que al discurrir los días se establece entre la familia y el estudiante una corriente de mucho afecto que perdurará más allá del estricto periodo de convivencia.

 

Sobre los horarios, actividades y alimentación.

Una jornada normal de un estudiante podría consistir en levantarse por las mañanas sobre las nueve, efectuar su aseo personal y el de su cuarto y desayunar con la familia. Después asistirá a la clase de inglés de tres horas diarias que se imparten en el prestigioso Community College. Parte del tiempo libre que le quedara a lo largo del día, después de realizar los estudios y ejercicios de inglés que ha de realizar en casa, estará ocupado por las excursiones, visitas culturales y de compras que compartirá con el resto del Grupo bajo mi tutela y los monitores correspondientes. El resto de su tiempo de asueto depende muchos de los gustos del estudiante, pero las actividades usuales son la práctica de deportes que se incluyen en el Curso (tenis, baloncesto, bádminton, fútbol, ping pong, etc.), convivencia con la familia, algo de TV, y muy especialmente el cultivo de amistad, tanto de compañeros de curso como de nuevos amigos irlandeses.

E cuanto a las comidas, es muy cierto que la cocina irlandesa es diferente de la española. En la de mi país no abundan los pescados y es menos variada, caracterizándose por la sencillez en la elaboración y calidad de materias primas. Es una comida en la que abundan las verduras, los derivados lácteos, la carne y la repostería casera. Los estudiantes acusan los primeros días las diferencias pero se acostumbran rápidamente, y se da la circunstancia que a su vuelta a España, comen platos que antes no probaban.

Para la tranquilidad de los padres os diré que la nevera de las casas está abierta las veinticuatro horas del día.

 

Sobre salidas nocturnas.

Los estudiantes muy jóvenes no podrán salir por las noches ya que no hay motivo para ello.

En cuanto a los mayores, depende de que tengan el permiso de sus padres, de la opinión de la familia que los acoge y de mi aprobación. Cuando salen es siempre en compañía de los amigos del Grupo y hasta una hora prudente, siempre en el pueblo, generalmente a otra casa o a dar un pase, a excepción de los viernes, día en el que se organizan bailes para los mayores.

 

Sobre dinero en el bolsillo.

Hay que tener en cuenta que, absolutamente todo está incluido en el precio del Curso. Sólo queda excluido el dinero para los refrescos, helados, regalos para los padres, etc. Yo nunca recomendaría una cantidad mayor de 325 Euros para estos gastos.

 

 

Sobre el hipotético caso de una enfermedad o accidente.

El estudiante está asistido gratuitamente por la National Health Scheme, la Seguridad Social Irlandesa, a todos los niveles, como un irlandés más. Por su puesto, yo tengo contacto diario con los estudiantes y muy a menudo con las familias, por lo que siempre estoy enterada de los pequeños percances que pudieran sufrir.

 

 

Sobre el clima y la vestimenta adecuada.

La temperatura que durante Julio y Agosto se van a encontrar los estudiantes en Irlanda es similar a la que normalmente predomina en Valencia durante Abril y Mayo. Pero eso sí, no encontrarán tantos días soleados como aquí. Digamos que la mitad de esos días serán soleados y el resto el cielo está cubierto y dejando caer una fina y peculiar llovizna.

La ropa adecuada, pues, es la de entretiempo pero con algunas excepciones en ambos extremos.

Además de los útiles de aseo, de la ropa interior y de camisas de manga larga y corta, es conveniente llevar:

  • Zapatillas de deporte y chándal (mejor por partida doble).
  • Vaqueros.
  • Chubasquero o prenda para la lluvia.
  • Traje de baño (uno de los extremos).
  • Jerseys (dos de entretiempo y uno de abrigo) – (el otro extremo)

 

Como resumen, sólo quiero añadir que mi mayor preocupación es, que los chicos se encuentren a gusto y aprendan inglés. Para ello creo disponer de todos los elementos necesarios.

Por una parte, cuento con un grupo de familias, a las que conozco a fondo, ya que he nacido y crecido entre ellas, de además goza de mi absoluta confianza, me han probado durante años su capacidad para rodear a los chicos y chicas estudiantes de comprensión y atención.

Por otra parte cuento con un excelente plantes de profesores nativos, con un Centro Escolar magnífico y un método de enseñanza de probado prestigio y eficacia.

Estoy a vuestra disposición para aclararos cualquier duda que se os pueda plantear. Mientras tanto recibid un cordial saludo.

Últimas noticias

Ampliar noticias >>